domingo, 18 de agosto de 2013

La mirada sociológica

Hace unos meses circuló en las redes sociales esta caricatura sobre un par de estudiantes de sociología. En pocas palabras dice mucho sobre nuestro oficio. Confieso que cuando escucho a mis estudiantes diciendo cosas como “la sociología me cambió la vida” u otras por el mismo estilo, me suelo sentir un tanto hastiada, porque dicho así no parece que el joven en cuestión esté describiendo sus primeros pasos en una disciplina científica, sino más bien una suerte de conversión religiosa. Pero mirando el asunto con mayor frialdad, es cierto que una vez que empiezas a adentrarte en la teoría sociológica no puedes volver a mirar lo que te rodea con los mismos ojos. La sociología ofrece, sin duda, una forma de mirar la realidad.


Mientras a nuestro alrededor a todos les parece normal que los hombres solo puedan vestir pantalones, nosotros sabemos que eso es un elemento cultural, no natural. Mientras hoy en Venezuela hay tantos que se niegan incluso a considerar la igualdad de derechos para la comunidad sexo diversa, nosotros sabemos que igualmente inadmisibles eran las luchas de las mujeres a comienzo de este siglo y el panorama hoy es radicalmente distinto a aquella época. Sabemos que nuestras reglas de juego, nuestro orden social aparentemente sagrado e inmutable, es tan creación humana como la silla sobre la que estoy sentada o como esta computadora en la que escribo. Todo lo que nos rodea, lo que consideramos normal o real, es una construcción social.
Una vez que el estudiante ha pasado por los cursos introductorios de sociología y sus primeras lecturas, con conceptos como cultura, relativismo cultural, socialización, expectativas de rol, entre muchos otros, resulta que sus profesores, como Morfeo, le están ofreciendo una pastilla azul y una roja: “¿quieres saber cómo es la realidad? Estudia, lee, aprende a mirar”. 
Y, ciertamente, todo cambia. Las fiestas de primera comunión, quince años, graduaciones o matrimonios ahora son solo "ritos de pasaje". El día de la madre, del padre, de los enamorados, etc., son solo "estrategias comerciales" para aumentar las ventas. La obsesión con la cirugía estética es el reflejo de la reducción de la mujer a la condición de objeto sexual, por tanto, de las diferencias de género que persisten en nuestra sociedad a pesar de la mayor igualdad en diversos aspectos de la vida cotidiana. Y así, tal como en matrix, después de la píldora roja todo lo que antes era tan normal, tan real, ahora nos parece un artificio.
No es casual, entonces, que nuestros estudiantes se conviertan en rebeldes, con causa o sin ella. Que cuestionen lo que se da por cierto, incluso las explicaciones que han leído y aprendido en clase. Que miren con curiosidad y planteen nuevas preguntas. Que se dediquen a emprender proyectos de muy diversa índole porque saben que la sociedad es un proyecto en construcción. 
Pero esta mirada crítica tiene también su aspecto negativo y es la ausencia de seguridades o certezas. Puede resultar aterrador, pero yo encuentro que es fascinante el mundo que se abre a quien decide asumir este oficio. ¡Bienvenidos!




17 comentarios:

  1. ciertamente, estudiar sociología cambia la mirada sobre la "realidad". Pero hacer sociología, hacer ciencias sociales, no es relativa solo a una mirada sobre la "realidad", sino es construir lentes con los cuales mirar enigmas sociológicos. Hacer sociología es más que rebeldemente explicar la cotidianidad, es entender algunas reglas o enigmas que conforman las relaciones sociales. Incluso, si uno se pone seriamente a hacer ciencias sociales corre el riesgo de no estar a tono con el mainstream. Y el mainstream puede ser tanto revolucionario o antichavista. Igual da... Muy bueno el post! Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Blajantonio, siempre tan puntilloso! Por supuesto que el oficio no consiste solo en la mirada, ese es solo el principio. La explicación, la generación de nuevo conocimiento, supone un trabajo teórico y metodológico mayor. Pero no puedo abordar todo en un solo texto!! Cariños y gracias por leer! :D

      Eliminar
    2. Claro... y de nuevo coincidimos... lo que pasa es que tal vez a mí como a ti lo que me cansa es esa legitimadera de que "es chévere, te cambia la mirada de la realidad" "sé sociólogo para que veas", porque es como estar continuamente vendiendo la superficie sin entender que para llegar a eso hace falta disciplina... cuando uno está entre colegas que no tienen necesidad de legitimarse y que todos andan tratando de resolver enigmas, la cosa cambia. Tal vez eso le hace falta a la comunidad científica de la escuela de ciencias sociales, y no tanto la "cultura popular tiene amigos a montones, pero en ella se colean los sapos y camaleones". Besitos!

      Eliminar
  2. Como siempre un muy sesudo comentario, es bueno que se tome en cuenta que esa mirada, tal como la planteas también lleva (o debería llevar) inexorablemente a aprender de, comprender a y veces tolerar las otras miradas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absolutamente, sin tolerancia y empatía este oficio no es posible. Saludos!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Esa tolerancia sobre las otras miradas se lograría si hubiese una apertura mayor en términos de comunidad científica y profesional. Sin embargo creo que en la escuela de ciencias sociales somos muy homogéneos en términos de cómo vemos los fenómenos sociales. Llama la atención lo poco actualizada que está la teoría social que se da en la escuela: Somos estructuralistas de vieja data y poco se expresan tendencias "postestructurales. Autores como Foucault, Boaventura de Sousa Santos (postestructuralistas) o más Giddenianos como Archer se conocen poco formalmente en los programas. Ni hablar de los marxistas que brillan por su ausencia, ni el neofuncionalismo de Luhmann. Son metáforas mucho más complejas de las relaciones sociales y sus enigmas que la escuela en su conjunto parece ignorar al menos formalmente, Alguno de esos autores se dan a conocer al final de la carrera y no con la profundidad que se merecerían. Tal vez lo más actualizado y profundo de autores de actualidad lo daba Gruson con Touraine.
      Yo soy de los que piensa que Sociología 2 debería incluir a Parsons, a Giddens (BTW, crítico formal de Parsons) y a Touraine.

      Vale decir que nuestro "estructuralismo" como comunidad no me disgusta, pero es notable lo homogéneo que somos y la poca apertura que hay formalmente a integrar pensamientos de finales del siglo XX. Tal vez la escuela de psicología sea la que más comunidad científica tiene en la UCAB

      Eliminar
    4. Lo que sería importante establecer es hasta dónde debería llegar la formación de pregrado y cuál sería el papel de la formación en postgrado. Dudo que un BA gringo que solo estudió 4 años haya leído en ese período Luhman, Bauman o Sennet. De hecho, en cursos de master gringos se comienza leyendo a los clásicos. Creo que pedimos mucho a nuestro pregrado, no investigamos suficiente y la ausencia de postgrados vinculados a la investigación dificulta la consolidación de una comunidad científica.

      Eliminar
    5. No creo que el objetivo sea abrumar al estudiante del pregrado, pero sí creo que una actualización no vendría mal. Para eso, obviamente, hace falta profesores de la altura de Cova o Gruson, que muy concientemente asumieron una perspectiva que en su momento estuvo actualizada. No obstante, 40 años han pasado, y poco se ve en el programa los cambios que ha venido sufriendo las metáforas sociológicas.
      Sobre lo último que dices, ciertamente es decorazonador, pues no hay estructura que sostenga a largo plazo la investigación, lo cual hace difícil sostener una comunidad científica.

      Eliminar
    6. En primer lugar, gracias por el texto Lissette, me hiciste recordar la epoca de estudiante, cuando la vision cambia y las creencias se confirman. Me recordaste que no soy rara o estoy en un borde de la campana de gauss con los anormales, solo soy del subconjunto de sociólogos y veo el mundo como ellos. Si Blas, quizá la mirada es similar para la mayoría de los sociólogos y se deba al curriculum y su rigidez, sin embargo si creo que la academia da oportunidades para conocer nuevos autores, aunque posiblemente hay que trabajar en ello y el acercamiento que se le da. Por los momentos propongo usemos este espacio para incitar a leer nuevos autores. Yo por mi parte ansío una buena recomendación de un autor sociológico que me abra una ventana y me muestre un nuevo análisis de la realidad.

      Eliminar
    7. Hola Danie, gracias por leer y comentar! Oye, aquí en el blog no suelo escribir mucho sobre teoría, nuevos autores. Te recomiendo que visites ssociologos.com, ellos tienen incluso una buena biblioteca digital y allí puedes buscar nuevos autores y texto, y descargar lo que quieras leer. Saludos!

      Eliminar
  3. Bueno, Lissette, creo que eso pasa con todas las profesiones que se asumen en serio; nos cambian la vida, nos voltean el cerebro, nos ponen a ver el html del mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, dichosos los que encuentran un oficio que les apasiona tanto como para transformarse. Qué bueno encontrarte por acá, muchos saludos!

      Eliminar
  4. Excelente Li., cierto esa mirada nos cambia la forma de ver la realidad, pero no la realidad en si misma que se impone sobre cualquier teoría, si no, no hubiesen tantas teorías, el riesgo es convertir la sociología en una "mirada soberbia" sin conciencia de sus limites, una suerte de religión, que ignora que junto al "saber científico" hay variables que no controlamos. Sin embargo, todavía me siento una adolescente, me apasiona ver la historia con lente sociológico, y "creer" que entiendo todo. Dos hechos de tu análisis me llamaron especialmente la atención: los hombres se hacen cirugía plástica tanto como las mujeres, además es también una lucha de las mujeres para verse a si mismas bellas, contra las arrugas, papada, y en favor de nalgas prominentes etc. El segundo hecho: "en Venezuela hay tantos que se niegan incluso a considerar la igualdad de derechos para la comunidad de sexo diversa, nosotros sabemos que igualmente inadmisibles eran las luchas de las mujeres", ¿Que se entiende por comunidad de sexo diversa? Asumo que te refieres a la igualdad de derechos para ambos cónyuges, en cuyo caso creo que es mas una asunto de roles que de derechos, creo que desde 1948 cuando la promulgación de los Derechos Humanos declararon esa igualdad, es más un problema de la lucha de las mujeres todavía, en cuanto a la responsabilidad compartida... cambiar ciertos valores de antaño cuando educan a sus hijos varones! Es cierto todavía "chequera mata galán" y ¿la igualdad de derechos implica la de deberes? ¿incluiría la economía familiar? Gracias por tus aportes siempre haciéndonos pensar y educando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comunidad sexo diversa son las personas con una sexualidad alternativa: gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, transgénero...

      Eliminar
  5. Manuel Castells: ¿Qué significa hoy la sociología en un mundo tan cambiante? http://ow.ly/n3p7D
    http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=R6DrDB6m-oQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había podido ver el video hasta hoy. Mil gracias, Blas!

      Eliminar